La Gran Familia Eudista es una red de Congregaciones y grupos de laicos que viven la herencia espiritual de San Juan Eudes. Además de la CJM, incluye las dos congregaciones fundadas por él directamente y otras congregaciones que cuentan con él como su padre espiritual. Aquí están algunas de ellas:

 

HERMANAS DE NUESTRA SEÑORA DE LA CARIDAD

 

El Instituto de las Hermanas de Nuestra Señora de la Caridad fue fundado por San Juan Eudes, en 1641 en Caen, Francia. Su apostolado principal es trabajar para "las mujeres que lo necesitan": asesoramiento, servicio en las parroquias, consejería a las adolescentes con problemas, guarderías para niños y adultos, rehabilitación y cuidados de enfermería a los enfermos y los ancianos, enfermos de SIDA, enseñando en las escuelas y programas de educación religiosa.

HERMANAS DEL BUEN PASTOR

 

 

 

 

La Congregación de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor es un instituto religioso apostólico internacional de derecho pontificio. Como religiosas llamadas a una misión de reconciliación expresamos nuestro carisma de amor misericordioso a través de una vida apostólica o de una vida contemplativa. (Constituciones Art 1).

Está integrada por casi 3,625 Hermanas, presentes en 72 países en los cinco continentes. Es reconocida como ONG en estatus consultivo especial ante el Consejo Económico y Social (ECOSOC), de las Naciones Unidas. Son cada vez más las personas Laicas que caminan con nosotras, como Colaboradores, Amigos, Voluntarios, Bienhechores, o Laicos Asociados del Buen Pastor.

www.buonpastoreint.org

 

HERMANITAS DE LOS POBRES

La Congregación de las Hermanitas de los Pobres, fundada en 1839 por Juana Jugan, está al servicio de los ancianos en 32 países de los cinco continentes. Tal fue el proyecto de nuestra fundadora, Santa Juana Jugan. Hoy, después de 170 años, esta obra continua en 196 casas, 30 de ellas en España, y actualmente las Hermanitas nos esforzamos por cuidar a los ancianos, en espíritu de humilde servicio guardando viva la herencia que ella nos legó y prosiguiendo y actualizando su misión por todo el mundo.
La canonización de nuestra fundadora el pasado 11 de octubre en Roma ha sido un fuerte estímulo para proseguir y desarrollar su obra. Con alegría queremos compartir ese gran acontecimiento.

http://www.littlesistersofthepoor.org
www.hermanitasdelospobres.org

 

EUDIST SERVANTS OF THE ELEVENTH HOUR

Las hermanas Eudistas de la ‘undécima hora’ es una pequeña rama que nace del árbol que lleva 400 años de crecimiento espiritual en la familia de San Juan Eudes. Se trata de una asociación de fieles cuyos miembros son hermanas, mujeres maduras que aman a Jesús y que quieren seguirle sirviendo a los pobres y los necesitados. La ‘undécima hora’ se refiere a la Escritura donde Jesús llama el último discípulo, y esto significa que la comunidad es para las mujeres que se encuentra en edades entre cuarenta y cinco y sesenta y cinco. La misión de la comunidad es para atender a los pobres y los necesitados, y llevarles el amor de Jesucristo. Para lograr esto, los miembros deben soportar en sus corazones y en sus vidas, el dolor de los pobres, los presos, los enfermos, los rechazados, los olvidados y los niños de Dios abandonados. Los miembros de la comunidad operan, con el permiso del Obispo local, en muchos lugares en México y Estados Unidos, y prestan una variedad de servicios. La Madre Antonia Brenner es la fundadora y actual superiora de la comunidad de las Siervas. Esta comunidad  atiende a los presos y a los guardias de una prisión en Tijuana, México. Otro grupo de hermanas trabajan junto a ella en Tijuana. Por ejemplo, la hermana Kathleen sirve su ministerio en Baton Rouge y Lafayette, la hermana Louisiana como capellán de la prisión, y la hermana Lillian, sirve en su zona natal de Texas, atendiendo a los ancianos.


Las religiosas operan un centro de ministerio llamado Casa Campos de San Miguel, ubicado a sólo tres cuadras de la penitenciaría de La Mesa. La Casa es un refugio para las mujeres que salen de prisión, y para las mujeres que visitan a las familiares encarceladas en la prisión de cerca, y también para las mujeres y los niños que han llegado a Tijuana para recibir tratamiento contra el cáncer. Las hermanas también tienen un convento cercano, Corazón de María, que es la sede de la comunidad y es también una residencia para algunas de las hermanas de Tijuana. La casa “Corazón de María” se utiliza también como centro para la formación de la comunidad. Sin embargo, otras hermanas y asociadas viven en los Estados Unidos y viajan diariamente a Tijuana a visitar hospitales de la zona y para motivar a los pacientes y a sus familias.

Todas las hermanas son autosuficientes, tanto económicamente como en sus servicios de salud. Los votos se dan por un período de un año y luego se renuevan anualmente si es de mutuo acuerdo.
Fuente: http://www.eudistservants.org/

 

INSTITUTO SECULAR DE LAS FIELES SIERVAS DE JESÚS

El Señor te propone una nueva opción vocacional, LA CONSAGRACIÓN A DIOS EN EL MUNDO, sin dejar tu familia y tu trabajo!

¿Quiénes somos?

El Instituto se fundó en Bogotá, Colombia en marzo de 1941 y goza de Derecho Pontificio desde agosto de 1968. Nació gracias a la inquietud de la joven bogotana Mercedes Ricaurte, dirigente de La Acción Católica femenina, apoyada por el sacerdote eudista francés Andrés Basset, quien le imprimió esta espiritualidad. Se ha extendido por toda Colombia y por algunas ciudades de Chile, Ecuador y Venezuela.

Sus raíces más profundas se fundan en:
La plena consagración de la vida según los consejos evangélicos. La total entrega a Cristo y a la obra de su Iglesia. La presencia en medio del mundo para un apostolado eficaz

¿Cómo está organizado?

El Instituto consta de tres secciones:

1. Las Consagradas.
Célibes o viudas. Ellas, disponiendo libremente de ellas mismas, renuncian al matrimonio por el reino de los cielos.

2. Las Cooperadoras.
Señoras casadas o viudas. Se asocian al Instituto mediante las promesas de castidad, según su estado, pobreza, obediencia y apostolado.

3. Matrimonios en servicio.
Parejas unidas por el sacramento del matrimonio. Se asocian al Instituto mediante las promesas de castidad conyugal, pobreza y obediencia.