Además de los servicios en la formación y en la evangelización, los Eudistas, hemos brindado atención y ayuda a víctimas de la marginación, el desempleo, desastres naturales, desplazados por la violencia, inmigrantes, y, en general, a la población vulnerable (mujeres cabeza de familia o en riesgo de prostitución, niños, jóvenes).

Contamos, en algunas partes del mundo, con bancos de ropas para recibir prendas de vestir en buen estado para entregarlas a familias de escasos recursos. De igual manera, hemos puesto en marcha, en algunos lugares, “planes padrinos”, con los cuales ayudamos a financiar la educación de niños pobres; también administramos guarderías, orfanatos, comedores comunitarios, centros de acogida para la niñez desamparada y maltratada, etc., donde la pobreza golpea con fuerza.

A través de la creación de consultorios sociales, se brinda asesoría social, psicológica, jurídica y laboral gratuita a personas que acuden en busca de ayuda. 

A través de campañas, en medio de contextos de pobreza y miseria, desarrollamos actividades deportivas de niños y jóvenes en situación de pobreza, como alternativa para su desarrollo integral, evitando que caigan en la drogadicción o la delincuencia; contamos con la valiosa ayuda de grupos de voluntarios o misioneros, con los cuales hemos podido llevar ropa e implementos de aseo a personas de escasos recursos, los presos de algunas cárceles. Tenemos bancos de alimentos donde ofrecemos los productos básicos a las personas que viven en la miseria, las cuales deben aportar una cuota simbólica.

Realizamos otros eventos para recoger recursos y brindar capacitación a los que no tiene la posibilidad de acceder a una buena educación primaria, secundaria y superior.

¡Usted! que está leyendo este mensaje, lo invitamos a unirse a estos ejercicios de la misericordia de Dios participando activamente de ellos, a través de su donativo o su presencia como voluntario. 

 Para vincularse a nuestros proyectos siga el vínculo...