El pasado sábado 22 de abril en Sabana de Uchire (Edo Anzoategui, Venezuela), a las 10 de la mañana se llevo a cabo la ordenación presbiteral por imposición de manos, y oración consecratoria de Monseñor Jorge Aníbal Quintero (Obispo de Barcelona), a nuestro diácono Jormin Juan Fermín Peche, felicitamos de todo corazón al nuevo sacerdote eudista para que su camino sea un constante labrar a Jesús en nuestros corazones.

Jormin Juan Fermín Peche

Nacido de una familia sencilla, humilde común y corriente, con virtudes y defectos como todo ser humano, pero Dios lo ha escogido para llevar su amor y misericordia a toda la humanidad. Su infancia y adolescencia las vivió en su pueblo natal Sabana de Uchire. Muchos lo recuerdan por ser inquieto, extrovertido y conversador, pero con el paso de los años el Señor lo ha conducido por el camino angosto para ser de él un pastor según el corazón de Dios. El 22 de abril de 2017 por gracia de Dios es ordenado Sacerdote Eudista, siendo el primero en la historia de Sabana de Uchire después de 202 años de fundación.

A los 17 años sale de Sabana de Uchire a estudiar en Barcelona, donde vivió en casa de sus tíos Nicanor Silva y Carmen Peche durante siete años y pudo terminar la carrera de Comunicación Social. Siendo universitario nunca se apartó de la Iglesia, por ello formó parte de la pastoral Universitaria, donde logró evangelizar a muchos jóvenes. A los 19 años experimenta el llamado de Jesús que cada día se hacía latente sin darse cuenta. Hay una frase de San Juan Pablo II que ha marcado su vida “si te sientes amado no tienes, porque temer”.


El Llamado de Dios

El año 2007 es decisivo en su vida pues está cargado de acontecimientos que jamás olvidará y que forman parte de su Diario de Fe: La muerte de su abuela María Peche, quien fue un pilar fundamental de fe, esperanza y caridad. Luego en septiembre tuvo un accidente automovilístico, donde perdió su oreja derecha. Lo que se pensaba que iba a ser una cruz en su vida se convirtió en una bendición, porque Dios que lo llamó a ser pescador de hombres le daba una carnada para evangelizar a grandes y pequeños. Jamás ha sentido complejo por esto, sino un impulso para llevar a todos hacia Dios.

Realizó sus estudios de Filosofía en el Seminario Nuestra Señora del Socorro de Valencia, donde vivió momentos hermosos, en el encuentro con Jesús Eucaristía y la vivencia de la Liturgia y el compartir con los hermanos. Pero Dios no lo quiso allí y lo condujo por otros caminos que lo llevaron a regresar a su pueblo, porque Jormin no tenía las cualidades para ser sacerdote diocesano para aquel entonces. Fue una experiencia de cruz, pero que lo renovó con el paso de los años y ahora lo ve como un tiempo de gracia para hacerse por voluntad de Dios un discípulo de Jesús.

La Vocación Sacerdotal

Conoce a un sacerdote eudista, predicador internacional, Pbro Carlos Triana, quien desde que le vio; reconoció los signos de Dios en la vida de Jormin. Desde el primer instante le habló de la Congregación de Jesús y María, de san Juan Eudes, del carisma de ser formador y evangelizador pastor según el corazón de Dios “Yo le diré la verdad padre, la Iglesia me ha dicho que yo no soy idóneo, no puedo continuar". La última frase del padre Triana fue decisiva en su existencia: “Jormin bajo la misericordia de Dios". Pero Jormin no estaba convencido de esa propuesta. Y el mismo padre Triana lo confrontó: "¿Por qué te rehúsas a la llamada de Dios?, yo veo que puedes ser olvida tu pasado, porque Dios lo perdonó, el futuro déjalo en sus manos; vive en el presente del amor de Dios”.

Después ingresó a la Casa de Formación “La Misión”, donde se formó cuatro años, de los cuales 3 fueron en Venezuela y su año Especial lo realizó en Francia, donde aprendió a vivir profundamente la espiritualidad eudista. La experiencia de ser eudista ha cambiado la vida de Jormin, pues ha sabido reconocer en su comunidad una familia que acoge, forma y apuesta por la persona. Vive con gratitud cada una de los momentos que le ha tocado vivir. Como él mismo describe: “Ser Sacerdote Eudista es dejarse amar y perdonar por Dios que nos invita a retornar a su casa, que es su corazón”. Jormin es incorporado a la CJM el 25 de junio de 2016 y luego es ordenado de diácono el 27 de agosto de 2016.

Ciertamente, como sacerdote sufrirás la incomprensión y el cuestionamiento de tus contemporáneos; vivirás la soledad en este mundo, en donde queda poco espacio para Dios, pero si te mantienes fiel a tu misión espiritual y no dejas la oración, ni la Eucaristía, todos podrán decir al final con alegría: Misión cumplida. Por lo tanto, oremos para que Dios haga de él un instrumento de su paz y un Sacerdote Santo, quisiera despedirme como siempre él lo hace. “Un abrazo en la distancia nos vemos en el Santísimo”


Por:
Mariana Silva Peche

Fotos:
Facebook casa de formación la misión sg

 

Puede ver esta información en nuestro blog CJM News