La solidaridad y el servicio son característicos de la vida cristiana, todos los que seguimos a Jesús debemos asumir estas dos responsabilidades de manera fundamental en nuestras vidas.

Ser voluntario es entender que los demás necesitan de mi, así como yo necesito de ellos, y que no necesariamente mi trabajo debe ser remunerado económicamente, ser voluntario es entender que puedo dar mucho más, ser voluntario es comprender que nadie es tan rico como para no tener nada que recibir, ni nadie es tan pobre como para no tener nada que dar, ser voluntario es asumir la tarea de Jesús de traerle la buena noticia a aquellos que la necesitan.

 

No se puede ser cristiano si nosotros no tenemos la capacidad de dar, el Señor constantemente nos está invitando a dar, nos está invitando a desprendernos de aquello que consideramos importante, para compartirlo con los hermanos.  El pobre da desde su miseria, desde su pobreza y el Señor dice que da mucho más que aquellos que dan desde su riqueza.

Todos tenemos algo que dar,  así no se tenga dinero siempre podemos ser útiles aportando nuestro tiempo y trabajo en beneficio de la evangelización y el desarrollo social, ayudando a quienes necesitan una palabra una mano que les permita construir sus vidas.

Tú estás invitado a ser voluntario, tú estás invitado a participar de la obra de la construcción del Reino de Dios, tú eres un obrero del Evangelio a ti se te invita a compartir tu vida, a compartir tu tiempo a compartir tus dones con aquellos que tanto lo necesitan.

Su presencia es muy importante para nosotros, apreciamos el interés en ser un voluntario. Por favor envíenos un email a : Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.