La Congregación de Jesús y María hace un llamado al don de la caridad a todo el interesado en adoptar la carrera de formación de cualquier obrero del evangelio que contempla nuestra comunidad. La cantidad para aportar es totalmente voluntaria, según lo que nazca en los corazones del padrino.

La contrapartida obtenida Dios la recompensará, "Tú, cuando des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha. Así tu limosna quedará en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará" Mateo 6, 3 - 4, existe la garantía que siempre el seminarista beneficiado rezará por su padrino, fuera de ello, «la satisfacción personal de entregar a la Iglesia otro ungido que contribuya a mejorar los corazones de los hombres para la gloria de Jesús y María».

A continuación puede seguir el enlace para conocer las casas de formación eudista y elegir en dónde puede entregar su granito de arena:

 

 

Casas de formación eudista.